El poder del arte

"El arte existe para que la realidad no nos destruya" Nietzsche 

Cuántas veces te ha pasado que te has cruzado con situaciones desesperantes que no entiendes por qué son así, que desearías cambiar con todas tus fuerzas y sientes que no tienes el poder para ello. Cuántas veces has pensado que si políticos y grandes empresarios no quieren hacer nada, no hay nada que tú puedas hacer. ¿Y si lo intentaras hacer? ¿Quién te va a escuchar? ¿Realmente conseguirías tú llevar a cabo un cambio tan grande?

El otro día escuché al antropólogo Wade Davis del National Geographic que explicaba que los políticos no pueden cambiar el mundo, que el poder es corrupto y que la única forma de cambiar las cosas era a través de contar historias. Como artista, visualicé la parte de “contar historias” más bien con el poder que tiene el arte para transformar una realidad a través de la concienciación, o de cambios estéticos del entorno. También pensé en todas esas veces que ignoramos la realidad para que no nos abrume o nos destruya.

Un ejemplo de artistas que se dedican a esto es Boamistura, un grupo creado en 2001 que pinta muros de la ciudad, normalmente con frases o palabras positivas que tengan un significado especial para la ciudad en la que los pintan. Comenzaron en Madrid, pintando frases en color gris sobre las paredes grises de la ciudad. Escribieron “Madrid te quiero en colores” o “La vida podría ser de color de rosa” entre otros. De todos estos murales, el récord de permanencia antes de que el ayuntamiento los quitara, fue de una semana. Hay algunos que persisten, y seguramente conozcas, como el mural creado en 2015 de la calle San Dimas (Madrid), en el que podemos ver la palabra “Firmeza.” 


Foto por Guillermo de la Madrid

Uno de los murales con los que quizás no te hayas cruzado sea el de “El alma no tiene color” ubicado en la Cañada Real Galiana, la cual era una vía pecuaria hasta que en los años 50 se comenzó a ocupar por inmigrantes rurales que llegaban a la ciudad en busca de empleo; residentes de Madrid que no pueden vivir en Madrid; españoles de etnia gitana; inmigrantes, principalmente de Marruecos y Rumanía (muchos de ellos de etnia gitana también); o poblaciones procedentes de núcleos chabolistas desmantelados. Hoy en día es una verdadera ciudad lineal, no planificada, compuesta de edificaciones de diversa índole. A pesar de sus diferencias todos ellos tienen algo en común: carecen de un título de propiedad legal de sus viviendas y sufren el estigma de vivir en la Cañada Real. El proyecto de BoaMistura se compone de murales pintados a lo largo de los 16 km recorriendo todos los sectores de la Cañada por los cuales podemos leer la canción de Antonio Remache “El alma no tiene color” de manera cronológica y lineal. El proyecto tuvo el objetivo de dar voz y visibilidad a esta ciudad autoconstruida que vive a la sombra del resto de Madrid hablando sobre los ideales de sus vecinos y sobre la identidad del lugar. (Puedes ver fotos de todo el proyecto aquí)


Fotografías por Dan Barreri, Fer Taranco y Boa Mistura.

Poco a poco fueron saltando mundialmente hasta ir creando murales en Sudáfrica, Brasil, México, EE.UU, Georgia, Argelia, Chile, Kenia, Noruega, Reino Unido, Serbia, China o Panamá. Ellos mismos definen su trabajo como una herramienta para transformar la calle y crear vínculos entre personas. Uno de sus proyectos más amplios se llama “Crossroads.” Este proyecto está dirigido a comunidades vulnerables con el objetivo de fortalecer las relaciones entre los vecinos a través de la mejora estética del lugar. Las dinámicas participativas propician la interacción, fomentan el diálogo y refuerzan la comunicación entre vecinos. Su resultado es una comunidad más cohesionada y resistente ya que al realizar sus proyectos, involucra a diferentes partes del barrio buscando la interacción, el diálogo y la complicidad. Además a través del arte, dignifican el entorno de la comunidad.


Todo esto es un mero ejemplo de cómo el arte cambia el mundo, de cómo consigue que la sociedad en la que vivimos sea un poco menos hostil y un poco más humana. Aunque sea para olvidarnos por un momento del frenesí en el que vivimos que nos hace ignorantes sobre nuestro alrededor, y para producir un cambio tan simple como pintar una pared para recordarnos quiénes somos.


Seguramente te hayas planteado alguna vez la desigualdad del mundo en el que vivimos, las condiciones de los menos afortunados, y lo acomodados que estamos dentro de nuestro privilegio. Quizás te hayas planteado qué puedes hacer tú para cambiarlo y al segundo hayas pensado que todo está en manos de los políticos. Ignoramos la realidad para que no nos destruya y no nos damos cuenta del poder del arte para cambiarla. 


Fotografías por Dan Barreri, Fer Taranco y Boa Mistura.


Más información: Boa Mistura website , Boa Mistura TEDx Talk