La amenaza de Bannon

Por Íñigo Madrid.

Steve Bannon, ex asesor del presidente de EEUU, Donald Trump.


El ex estratega jefe de Donald Trump, Steve Bannon, figura política y mediática muy conocida en Estados Unidos, ha decidido desembarcar en el viejo continente. Quedan escasos 9 meses para que se celebren las próximas elecciones al Parlamento Europeo, y Europa ya tiene instalada en Bruselas la sede de la que será la mayor amenaza a los valores europeos, liberales y democráticos de nuestro continente: “El Movimiento” (“The Movement”).

Bannon, que fue consejero presidencial de Trump durante 7 meses, hasta que fue despedido, lleva impulsando en los últimos meses esta organización, aspirando a convertirla en la antítesis de la fundación Open Society, creada por el magnate George Soros, que ya ha destinado, en 30 años, 28.000 millones de euros para promover los valores de la democracia liberal.

“The Movement” pretende unificar bajo un mismo paraguas a todos los grupos de la extrema derecha populista europea. Aspira a ser algo así como una Internacional Nacionalista, un oxímoron que, como ya vienen señalando diversos analistas, va a ser difícil de conjugar. En el último año, Bannon ha venido reuniéndose con todas las cabezas de los principales partidos nacional-populistas de Europa: desde Marine Le Pen hasta el actual Ministro del Interior italiano, Matteo Salvini. Es sabido, además, que tiene una gran amistad con Viktor Orban, el euroescéptico primer ministro húngaro, cuyo gobierno ya posee, claramente, rasgos iliberales y autocráticos. Llegó a decir, Bannon, que “Orban fue Trump antes que Trump”.

El estratega estadounidense está convencido de que en los próximos años, si no meses, veremos una drástica ruptura en la integración europea. Señala que la Unión Europea implica debilidad, afirma que es un espacio abierto para el islamismo radical y enormemente permisivo con las políticas migratorias. “Tendréis estados individuales, con sus propias identidades, sus propias fronteras”, dijo en una reciente entrevista en The Daily Beast.

Bannon ha visto en Europa un filón. Le fascinó el Brexit. En marzo de este año fue aplaudido y ovacionado en el Congreso del Frente Nacional. ¡La historia está de nuestro lado y nos va a llevar de victoria en victoria!”, dijo delante de todos los seguidores de Le Pen. A pesar de ello, su cruzada implica enormes riesgos. Unificar a tantos movimientos nacionalistas puede terminar en un gran choque de intereses: debería diseñar, y parece que está en ello, una arquitectura que permita la unión de una masa de partidos tan enormemente ecléctica. Así señala Patrick Gaspard, en un artículo en Politico, que “es improbable que los movimientos nacionalistas de 27 países, donde se hablan 24 idiomas diferentes, bailen al compás de un flautista americano”.

La recién creada fundación representa una enorme amenaza para los valores europeos, pero al mismo tiempo puede llegar a conseguir un efecto no esperado: unir y movilizar a los partidos y electores más europeístas. Bannon pretende socavar los fundamentos de la Unión, intenta impulsar la ola populista que recorre el continente y sabe cómo aprovechar los resquicios institucionales que le proporciona Bruselas. No obstante, parece que debe saltar numerosos obstáculos antes. En los últimos años han surgido, y se han minusvalorado, numerosos movimientos populistas análogos. De momento, y para no cometer errores, veámoslo como lo que es, una amenaza real para la convivencia política europea.

Post Author

Íñigo Madrid

Estudiante de Derecho y Ciencias Políticas. Intento de humanista y un potencial desapasionado. Soy de los que prefiere un buen libro antes que cualquier otra opción. Ah, y me considero liberal, ergo progresista. Vamos, un tipo raro.

iñigo.madrid@opinion20.com

2 comentarios:

  1. La amenaza populista está en auge. Probablemente una de las elecciones Europeas más decisivas. Mayo is coming ... ¡Fantástico artucuar amore!

    ResponderEliminar