VIH: ASESINO EN SERIE

Hace unos días entré en mi casa decidida a recostarme en el sillón, encender la televisión y alquilar una película. Así lo hice, preparé las palomitas (Imprescindibles para las noches de este tipo), me puse cómoda y le di al play. La película escogida fue Bohemian Rhapsody, obra maestra que a sus espaldas cuenta con diversos premios entre los que destacan BAFTA, GOLDEN GLOBES y OSCARS.
 

El argumento de la que para mi es una de las maravillas del séptimo arte se enfoca en la biografía del ya fallecido cantante Freddie Mercury y de la banda británica Queen.
 

Después de dos horas llenas de emociones a flor de piel, llegó mi momento favorito. Esa escena en la que Mercury descubre su enfermedad y recorre el pasillo del hospital para llegar a la salida, ese momento en el que un joven le grita EOOO y él le responde.
En ese instante pensé en el verdadero significado de la escena. En la cantidad de vidas que han quedado y que son en la actualidad destruidas por ese maldito virus.


Desde que era pequeña las personas con VIH han estado discriminadas por una gran parte de la población, y por desgracia, a día de hoy lo siguen estando. Me duele reconocerlo pero siempre he creído (por mi desconocimiento) que estas personas podrían contagiarme o supondrían un peligro para los demás, pero supongo que gracias a un gran amigo me di cuenta de que mis ideas eran absolutamente erróneas.

A pesar de los enormes avances en el tratamiento, de la prevención del Sida y de los grandes esfuerzos por conseguir una cura en las últimas décadas, sigue siendo difícil obtener una vacuna eficaz. Según datos recogidos por diversas fuentes, esta pandemia mundial acaba con la vida de más de 700.000 personas cada año.
Y nosotros, aún no hemos sido capaces con los medios actuales de erradicarla o al menos de conseguir una cura útil.

 

El sida está provocado por el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) Actualmente es una de las tres grandes enfermedades que afectan a la mayor parte de la población de los países en vías de desarrollo (Las otras dos son la tuberculosis y la malaria)
Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), unos cuarenta millones de personas en todo el mundo (37.9 millones) conviven con la enfermedad; de las cuales, únicamente 23.3 millones tienen acceso a terapias antirretrovirales llamadas TAR (Actualmente son el mejor tratamiento que se puede conseguir)

 

Aunque ha habido un incremento considerable (En 2.3 millones de personas) en la cantidad de enfermos que reciben TAR, sigue habiendo un gran número de muertes.
El principal problema es la aparición de nuevos contagios.
Cada año se descubren 1.7 millones de nuevos infectados por el VIH, de los cuales unos 160.000 son niños y adolescentes que no superan los 15 años de edad.

 


Como afirma Larry Corey (Investigador principal de la Red de Pruebas de Vacunas contra el VIH) es importante destacar la importancia y por ende la magnitud de esta epidemia mundial y no solo eso, Corey explica que más de 5.000 personas se contagian cada día.
Tanto Corey como un gran número de científicos e investigadores trabajan en el desarrollo de una vacuna contra el VIH desde la década de 1980, y aunque se han obtenido avances relevantes, todavía no han encontrado una vacuna que erradique el virus y que pueda distribuirse en todo el mundo.

 

Sin embargo, ¿porqué no se ha conseguido aún una cura que erradique el virus a pesar de los grandes avances en medicina de los que disponemos? La respuesta es sencilla, la mayoría de las vacunas eficaces utilizan anticuerpos para neutralizar cualquier tipo de infeccion vírica.
No obstante, los científicos han visto que esto no funciona con el VIH porque el virus se reproduce y muta demasiado rápido para que los anticuerpos sean eficaces.

 

Además, el virus ha conseguido evolucionar y es capaz de esconderse dentro de células que parecen no estar infectadas pero que realmente sí lo están. Esto se traduce en la eliminación de las respuestas inmunológicas al comienzo de la enfermedad.
 

No es poco el trabajo ni los esfuerzos que se llevan a cabo día tras día para conseguir que esta enfermedad (Y otras muchas) sea erradicada. Por eso, todos debemos poner nuestro granito de arena para ayudar y hacer de este sueño una realidad.

Pienso firmemente en que las personas que padecen este virus son dignas de toda admiración posible, pues confían en la vida y viven con más intensidad los momentos. Son gente maravillosa que se enfrenta a las terribles expectativas del destino.
Asique doy gracias por que se me hayan abierto los ojos y haya aprendido a no juzgar sin saber. Las apariencias engañan, y mucho. 


- En este enlace tenéis el concierto que dio Queen En Wembley, el Live Aid. Recomiendo fervientemente que lo veáis



- En este otro enlace, os dejo la página web de la Fundación Lucha contra el Sida. Hacen una labor increíble y merece la pena conocerles un poquito más
https://www.flsida.org/es



Publicar un comentario

0 Comentarios